18 ene. 2015

Esperpentos De La Naturaleza: GG Allin

La música punk, al igual que otros derivados del rock, es un género al que cada cual le da su significado y su interpretación. Y no solo musicalmente, que también, sino que también sucede esto en la cultura y actitud que se desprende de dicho estilo.

Mientras unos entienden el punk como una herramienta del anarquismo organizado, otros lo han entendido como autodestrucción. Dentro de estos últimos, encontramos a un personaje conocido como GG ALLIN (nacido, curiósamente, con el nombre de Jesus Christ Allin). GG Allin fue un cantante no solo de punk, sino de country, r’n’r… con un extenso currículum, donde figuran grandes canciones como Don’t Talk To Me.

Como hemos dicho, Allin formaba parte de esa parte del punk que optó por la auto-destrucción y, como la mayoría de ello, acabó enganchado a la heroína y a todo lo que se pudiese uno meter en el cuerpo. Adicciones que le hicieron, digamos, “mejorar su creatividad y puesta en escena”.

(Este Es El Vídeo Que Buscas)

GG Allin se convirtió en un icono de la autodestrucción al que la gente iba a a ver a los conciertos no por su música, sino, por ver a semejante “ser humano” y su decadencia se convirtió en mercancía que hasta su madre quiso aprovechar Tras violar la condicional en una de sus detenciones, se grabó un documental sobre él. El día de su estreno, Allin se tomó toda la coca y el caballo de la ciudad, como no podía ser menos y, acabó muriendo de sobredosis. Y, como hemos dicho, hasta su madre quiso sacar tajada de la podredumbre de su hijo: Durante el funeral, sus “amigos” esnifaron sobre su cadáver, le colocaron un botella de alcohol y unos walkman con su cinta “The Suicide Sessions” y, su santa madre lo mandó grabar y lo comercializó.

Aquí tienen un documental de 50 minutos sobre semejante personaje, por cortesía de Mr. Morphine.

Fuente: lamazmorradelogrotesco.com

Penectomía Voluntaria

La penectomía consiste en la extirpación del pene, normalmente por motivos de salud, ya sea por cáncer o cualquier otra enfermedad que suponga un riesgo para el paciente. 

Sin embargo, hay muchos tarados ahí fuera que parecen ser más felices sin su miembro viril que con un trozo de carne colgando entre las piernas. Como veréis a continuación, nuestro siguiente protagonista está realmente contento y feliz después de haberse desprendido voluntariamente de sus partes pudientes.

El hombre según informes agarró el pene y los testículos y les cortó así como así. Sangraba profusamente de los genitales amputados, pero no lo detuvo, y siguió actuando como todo un tipo chiflado.


Fuente: lamazmorradelogrotesco.com
               BestGore.com