26/5/2014

La Falsa Leyenda Del Abuelo Judío De Hitler

Por: Carolyn Yeager, Marzo, 2011

El rumor de que Hitler era el nieto de un Rothschild parece haber nacido en la mente de un propagandista cripto-judio que trabajaba para la primera agencia de inteligencia unificada de los Estados Unidos, La Oficina de servicios Estratégicos (OSS, por sus siglas en ingles).

Poco después, un ex alto oficial Nacional Socialista, que esperaba por su ejecución, “confeso” haber descubierto un “abuelo judío” en la ascendencia de Hitler. Estas mentiras han sido ampliamente desacreditas, y la verdadera historia de la ascendencia de Hitler es contada a continuación.

La OSS fue formada a pedido del Presidente Franklin D. Roosevelt, aconsejado por el súper espía Canadiense/Británico William Stephenson, también conocido como “El Intrépido”, que había estado llevando a cabo la inteligencia británica en el hemisferio occidental desde 1939.

Roosevelt le pidió a William J. Donovan que elaborar un plan para un servicio de inteligencia.Donovan había funcionado como un emisario informativo para Gran Bretaña por Roosevelt en 1940-41, asignado para medir la capacidad de Gran Bretaña para tener éxito contra Alemania.

En este papel, se reúne con directores de la inteligencia británica, e incluso con Winston Churchill. Donovan fue asignado como “Coordinador de información” en julio de 1941. En junio de 1942, la OSS fue establecida por una orden militar Presidencial.

Su trabajo consistía en recoger y analizar información estratégica necesaria y útil para todos los jefes de estado, y realizar operaciones especiales que no se asignaría a otras agencias. Dado que el FBI, el Ejército y la Armada guardan celosamente sus áreas de responsabilidad, el alcance de la OSS estaba limitado a lo que se podría encontrar en el camino de nuevas oportunidades para el espionaje que ya no estaban siendo atendidos por las agencias ya nombradas.

William L. Langer fue reclutado durante la guerra de trabajar para el nuevo OSS. Al renunciar A su cargo de jefe del Departamento de Historia en la Universidad de Harvard. Se convirtió en jefe de la Sección de Investigación y Análisis de la OSS. William debe haber tenido algo que ver con el reclutamiento de su hermano Walter en dicha sección, ya que el logro principal de Walter fue un análisis psicológico de Adolf Hitler.

Walter Langer era un psicoanalista con un PhD, pero no con un M.D, El fue la primera persona admitida en la Asociación Americana de Psiquiatría sin un título de médico. Imagínese eso! Los hermanos eran hijos de inmigrantes alemanes a los EE.UU. su religión nunca es especificada, aumentando la probabilidad de que la familia fuese judía, pero no quería hacer publicidad de este hecho. Langer es un común nombre judío Ashkanazi y alemán. Por ejemplo, hay un rabino Samuel Langer, conocido en la costa este de EE.UU., que murió en 1969, y David Langer, un soldado judío en el ejército polaco cuya foto fue tomada en 1929.

Al final de la guerra, William fue nombrado asistente especial para el análisis de inteligencia para el Secretario de Estado de EE.UU., James F. Byrnes. En 1950, William Langer organizó la oficina de las estimaciones nacionales de la recién establecida Agencia Central de Inteligencia (CIA), el sucesor del OSS. Volvió a Harvard en la década de 1950, pero desde 1961 hasta 1977 se desempeñó en la Junta Asesora de Inteligencia Exterior del Presidente (de la administración de Kennedy hasta la de Ford). En su libro Diplomacia del imperialismo (1956), argumentó en contra de un “genocidio” de los armenios con el argumento de que sus líderes revolucionarios provocaron los turcos. [1]

Donovan le da Walter tarea en 1943 de preparar un breve perfil psicológico y psicoanalítico de Hitler. Pero Langer quería hacer algo más monumental. Sin la oportunidad de conocer o hablar con el propio Hitler, Langer recurrió a descontentos ex-NS, y otras personas que habían dejado a Hitler, y su animosidad tribal para el Tercer Reich y el conocimiento de psico-balbuceo. Por ejemplo, escribió en su prefacio:

El material disponible para este tipo de análisis es muy escaso e irregular. Afortunadamente, tenemos a nuestra disposición una serie de informantes que conocían bien a Hitler y que han estado dispuestos a cooperar en la medida de sus capacidades.

Al leer este perfil, se hace evidente que sólo pudo haber sido escrito por un judío. El odio peculiar, el sesgo y la burla son del tipo que sólo los Judios usan al expresarse en contra de sus enemigos. Donovan debe haberse decepcionado y considero el informe inútil, ya que estaba llena de inexactitudes y mentiras en toda regla… una obra de fantasía y freudiana psico-habladuría, capas generosamente con imágenes sexuales abiertas y especulaciones. Sin fundamento alguno, Langer escribe:

“…Una serie de informantes han comentado deleite [de Hitler] de presenciar números de baile desnudo striptease y en el escenario. En esas ocasiones, él nunca puede ver lo suficiente como para satisfacer a pesar de que utiliza prismáticos para observar más de cerca. Las artistas de Striptease son invitadas con frecuencia a la Casa Brown, en Múnich, para realizar eventos privados y hay evidencia de que el a menudo invita a niñas a Berchtesgaden con el fin de que exhiban sus cuerpos. En sus paredes tiene numerosas fotografías de desnudos obscenos que no ocultan nada y que toma especial placer en mirar a través de una colección de imágenes pornográficas que Hoffmann ha hecho por él. [...] Además de los ojos, la región anal también se ha vuelto altamente sexualizada al igual que las heces y las nalgas se han convertido en objetos sexuales. Debido a su aprendizaje de cómo usar el baño a tan temprana edad, ciertas inhibiciones se han creado que impiden su expresión directa. [...] Podemos, por lo tanto, considerar la perversión de Hitler como un compromiso entre tendencias psicóticas de comer heces y beber orina, por un lado, y vivir una vida normal socialmente ajustada por el otro. El compromiso no es, sin embargo, satisfactoria para ambos lados de su naturaleza y la lucha entre estas dos tendencias diversas continúa haciendo estragos inconscientemente.”

¡No es broma! Y lo que es peor, todo desde rumor, susurros y propia mentalidad judía enferma de Langer. Desciende a la pornografía por muchas páginas, casi la mitad del informe. Lo que de cualquier valor puede haber sido adquirido de esta forma la OSS?

Mostrando cómo Langer fue mucho más allá de la tarea que le fue asignada, el siguiente paso es una reminiscencia de algunos otros escritos de la época [como Alemania debe perecer! por el Judío Americano Theodore Kaufman] que pretendía condenar a la nación alemana en su conjunto por un mal masivo, y con él, todo el “mundo civilizado”.

“No sólo era Hitler, el loco, que creó la locura alemana, sino la locura alemana que creó Hitler. Habiéndolo creado como su portavoz y líder, se ha realizado a lo largo de su impulso, tal vez mucho más allá del punto en el que fue originalmente preparado para ir. Sin embargo, continúan siguiendo su ejemplo, a pesar del hecho de que debe ser obvio para todas las personas inteligentes que su camino conduce a la destrucción inevitable. Desde un punto de vista científico, por lo tanto, nos vemos obligados a considerar a Hitler, el Führer, no como un diablo personal, malvado como sus acciones y filosofía puede ser, sino como la expresión de un estado mental que existe en millones de personas, no sólo en Alemania sino, en menor grado, en todos los países civilizados. Remover a Hitler puede ser un paso necesario, pero no sería la cura. Esto sería análogo a la curación de una úlcera sin tratamiento de la enfermedad subyacente. Si las erupciones similares deben evitarse en el futuro, no podemos contentarnos con la simple eliminación de las manifestaciones evidentes de la enfermedad. Por el contrario, tenemos que desentrañar y tratar de corregir los factores subyacentes que producen el fenómeno no deseado. Debemos descubrir las corrientes psicológicas que nutren este estado destructivo de la mente con el fin de que podamos desviarlos hacia canales que permitan una evolución de nuestra forma de civilización.”

–Las Enfatizaciones Son Mías-

“Nuestra forma de civilización”, es decir, ¿la forma judía-americana de la civilización? Esto es exactamente lo que ellos saben que nosotros tenemos que hacer a los Judios a fin de salvarnos a nosotros mismos… a “desentrañar los factores subyacentes” que están trayendo sobre nuestra destrucción. En este perfil de la OSS, no hubo ninguna mención de un abuelo judío de Hitler. Pero la idea debe haber estado formándose en Langer, ya que hacia el final de la sección “análisis psicológico” de su informe, de repente se inventa “padrinos judíos” para Hitler. Su tendencia a especular con teorías favoritas está trabajando horas extras cuando escribe:

“Sabemos que tenía muy poco dinero cuando dejo Linz, ciertamente no lo suficiente para vivir durante casi un año entero, mientras pasaba el tiempo pintando. Ya que la fecha de la muerte de su madre ha sido tan universalmente distorsionada (¿no sé lo que quiere decir con esto, la fecha fue siempre Diciembre de 1907-cy), parece que hubo esfuerzos para cubrir algo que sucedió durante años intermedios. Mi suposición sería que vivió con sus padrinos judíos [2] que lo apoyaron, mientras se preparaba el trabajo de la Academia. Al no ser admitido en el final de un año, le sacaron y le hicieron ir a trabajar. Hay un poco de evidencia para esta hipótesis. Hanisch [3], en su libro, menciona de pasada que cuando eran particularmente indigentes se fue con Hitler a visitar a un judío el cual Hitler dijo que era su padre. El acaudalado judío no tendría nada que ver con él y lo envió por donde vino. Apenas existe la posibilidad de que el padre de Hitler era un judío, pero Hanisch podría haber entendido fácilmente a Hitler decir padre cuando realmente dijo padrino. Sin duda, esto tiene mucho más sentido y sería indicar que Hitler tenía contacto con sus padrinos antes de la visita y que estaban hartos de él y no le bridarían ayuda adicional…”

En 1972, Langer publicó una versión revisada y más extensa de su perfil en forma de libro, titulado “The Mind of Adolf Hitler: The Secret Wartime Report”. Contenía un avance por el hermano William, y un epílogo de la “historiador psicoanalítico” Robert GL Waite. En el libro, Langer añade algunas nuevas alusiones a la superioridad judía en el discurso del padre de Adolf:

“La inteligencia y el comportamiento Alois ‘fueron más allá de lo que se puede esperar de una familia austríaca de campesinos y más adecuadas a un linaje de Judios con estudios superiores.”

Este es el prólogo a su teoría de la paternidad Rothschild, admitiendo así como él la va creando que carece de credibilidad:

“Hay algunas personas que seriamente dudan que Johann Georg Hiedler fuera el padre de Alois. Thyssen y Koehler, por ejemplo, afirman que el Canciller [Austriaco] Dollfuss había ordenado a la policía austriaca llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre la familia Hitler. Como resultado de esta investigación se elaboró ​​un documento secreto que demostró que Maria Anna Schicklgruber vivía en Viena, en el momento en que concibió. En ese momento ella trabajaba como sirvienta en la casa del barón Rothschild. Tan pronto como la familia descubrió su embarazo fue enviado de vuelta a su casa en Spital donde nació Alois. Si bien es cierto que uno de los Rothschild es el verdadero padre de Alois Hitler, haría a Adolf cuarto parte Judío. Según estas fuentes, Adolf Hitler sabía de la existencia de este documento y evidencia incriminatoria que contenía. Para obtenerlo precipitó los acontecimientos en Austria e inició el asesinato de Dollfuss. Según esta historia, no pudo obtener el documento, en ese momento ya que Dollfuss lo había escondido y le había dicho su paradero a Schuschnigg por lo que en caso de su muerte la independencia de Austria quedaría asegurada. Varias historias de este personaje en general están en circulación.” 

En primer lugar, el “documento secreto” nunca se ha sido visto, y sin duda nunca existió. Lo mejor que se puede encontrar en los sitios de conspiración contra Hitler es que esta “en manos de los servicios secretos británicos.” Y, por supuesto, no quieren desclasificarlo. En segundo lugar, el intento de golpe de estado político austríaco nacionalsocialistas, que no estaban bajo el control de Hitler en modo alguno, que tuvo lugar en Viena en 1934 no fue instigado por Hitler, de hecho, él estaba disgustado por el intento y la mala impresión que creó. En tercer lugar, Dollfuss pudo haber buscado la línea familiar de Hitler, pero la parte del Barón Rothschild es totalmente inverosímil. No hay registros que muestren a Maria Anna Schickelgruber registrada como servicio doméstico en Viena, nunca, algo que era requisito en esa época. Langer incluso admite que esta es sólo una de varias “historias”, es decir, rumores, en circulación. Él concluye que “es necesario no basar nuestra reconstrucción en tales pruebas tan frágiles sino que debemos buscar bases más firmes.” Sin embargo, el repite estos rumores infundados con el único propósito de mantener vivos esos rumores.

Robert GL Waite, quien escribió el epílogo del libro de Langer, era un canadiense autodenominado “psicohistoriador”, con una especialidad en Adolf Hitler, que fue autor de su propia psico-bio, “Adolf Hitler: The Psychopathic God”, publicado en 1977. Waite, quien ganó su psiquiátrica ‘visión’ del tratamiento prolongado que recibió por la depresión que sufrió desde sus días universitarios, y era conocido por su terquedad y actuar emocionalmente en público, encuentro las teorías de Langer provocativas, aunque estuvieran erradas. Él escribió:

“Pero incluso cuando Langer se equivoca y sus suposiciones son probadas incorrectas, a menudo está en el buen camino.”

Considere su insinuación de que el abuelo de Hitler podría haber sido un judío. No hay ninguna razón para creer que la improbable historia contada por el informante de Langer que la abuela de Hitler, Maria Anna Schicklgruber, una campesina de unos cuarenta años de la Waldvietral rural de Austria, haya tenido una relación íntima con un barón Rothschild en Viena.
Arriba: ¿Parecido familiar?, Ni un poco, sin embargo, algunos lo imaginan. Esta comparación de fotos se encuentran en sitios de Internet como prueba del supuesto linaje Rothschild de Hitler.

En lugar de los rumores fallidos de Langer, Waite postula otra falsa historia de un “abuelo judío” diferente que también habían estado “circulando” por años, que según la abuela paterna de Hitler habría estado trabajando como cocinera en la casa de un judío llamado Leopold Frankenberger antes de que ella diera a luz al padre de Hitler fuera del matrimonio.

“Pero Hitler se había preocupado de que podría ser chantajeado por un abuelo judío y ordenó a su abogado particular, Hans Frank, de investigar su línea paterno. Frank le dijo al Führer que su abuela había quedado embarazada mientras trabajaba como empleada doméstica en una casa judía en Graz.”

Los hechos de este asunto están en disputa-y una muy larga disputa que ha sido. El punto de importancia primordial psicológica e histórica no es si es cierto que Hitler tenía un abuelo judío, sino si él creía que podía ser cierto.

Lugo Waite miente cuando escribe: “El si lo creía y este hecho formo su personalidad y su política pública.”

No, Hitler no lo creía, y, de hecho, toda la historia de Hans Frank es falsa, una invención hecha en la mente de un hombre condenado bajo presión para “limpiar su conciencia.” No había carta de chantaje del sobrino de Hitler, Patrick, y no había ninguna familia Frankenberger viviendo en Graz.

El psicólogo judío estadounidense, G.M. Gilbert fue enviado a Europa como un oficial de la inteligencia militar y fue nombrado psicólogo de la prisión de los prisioneros alemanes. Más tarde escribió en su libro “Núremberg Diary”, p.19:

“Él [Hans Frank] y Albert Speer eran los únicos acusados ​​de mostrar un verdadero arrepentimiento por sus crímenes de guerra…”

Debería también haber dicho que eran los únicos que hablaban mal de Adolf Hitler, en retrospectiva, la primera en espera en su descargo ante Dios, y en segunda con la esperanza de limpiar su reputación ante sus nuevos gobernantes terrenales.

1389.8 Holocaust H

Fuente: espadadelespiritu.foroactivo.com

21/4/2014

Ahora La Sabe (Creepypasta)

Solo soy una persona con conocimientos en sistemas. Realmente trabajo para una empresa de tecnología y no soy especialmente creyente en nada paranormal, de hecho soy poco religioso.

La razón por la que paso por aquí es precisamente porque me ha entrado cierta curiosidad en estos asuntos desde que un familiar que vive en el campo vino a mi a contarme una historia bastante particular, por supuesto es la primera vez que veo un sitio en el cual esta historia podría ser contada.

Javier y María son prácticamente dos campesinos, criados a la vieja usanza en una pequeña choza situada a unos 30 minutos a paso de caballo del pueblo más cercano. Javier es un primo lejano del lado de la familia de mi padre. Mi padre, a pesar de actualmente ser médico, viene de una familia muy humilde en el campo y él logró completar sus estudios de medicina con su propio esfuerzo, por esta misma razón aún tenemos bastantes familiares en zonas rurales que nunca han salido del campo.

La historia me la contó mi primo una temporada que hicimos el viaje hasta ese pueblo y decidimos de paso ir hasta donde el buen primo ya que le vemos prácticamente una vez al año en temporada de vacaciones. Usualmente nos genera pereza ir hasta donde el vive porque a pesar de ser muy bonito el campo y muy acogedora la choza, la vía para llegar no es precisamente apta para un vehículo moderno, aunque sea una camioneta como en la que vamos. De hecho, no es un carretera como tal, es solo un camino que se ha formado por el pasar de los animales y carretas o algunas motos y que en invierno es inaccesible a menos que sea en vehículo de tracción animal de 4 patas. También es posible que si dos carros se encuentran, alguno de los dos tenga que regresarse en reversa, por supuesto nunca ha pasado porque es muy poco transitado.

La última vez que lo visitamos, el buen primo tenía la espalda llena de cicatrices, por supuesto nuestra primera reacción fue preguntarle que había pasado. Su respuesta me ha dejado atónito ya que no es la primera vez que escucho algo similar.

“No se si en el pueblo les contaron que me caí del caballo, todo el mundo dice eso pero María sabe lo que realmente paso, no quisiera contarles porque están de visita y no quiero que vayan a pasar una mala noche”.

Más que la razón por la cual nos lo decía, yo podía notar que tenía miedo de contar la historia, sus ojos trataban de apartar la mirada y buscar otro tema de conversación, sin embargo yo insistí diciéndole que solo era una historia y que no me podía dejar con la intriga.

“Bueno siéntate aquí” – me dijo al rato cuando los demás estaban haciendo otras cosas. – “No quiero que tu pae se ponga nervioso manejando cuando estén de regreso.”

“Hace dos meses, como era de costumbre, yo tenía que ir al pueblo a comprar algunas cosas de la casa, yo nunca lo hago muy entrada la tarde para que no me agarre la noche en el camino. Nunca le he tenido miedo a la noche, hasta ese día le tenía más miedo a los vivos que a los muertos y ya me habían robado antes por andar por el camino tan tarde. Parece que los ladrones no duermen” -Eso es cierto afirmé, mientras en mi cabeza quedo el eco de la frase: Hasta esa noche.

“Sin embargo tenía varios animales enfermos” -continúo. “Ya eran 2 vacas que estaban bastante mal y no podía darme el lujo de que se murieran, así que tomé el caballo y comencé a ensillarlo. María inmediatamente de dijo: Javier, para donde vas que no ves que ya es tarde y me da miedo que vayas solo, te va a coger la noche, tengo un mal presentimiento, espera hasta mañana.”

“Yo la ignoré por la misma razón que ya te comenté, no podía darme el lujo de un animal muerto, así que tomé una linterna para alumbrar, aunque yo sabía que era noche de luna llena por lo tanto sería una noche bastante iluminada y posiblemente no la usaría para no mostrarle mi posición a nadie.”

“Fui al pueblo lo más rápido que pude, compré en el mercado lo necesario, en el camino me encontré con un par de amigos que me ofrecieron 2 tragos de Ron, y luego, seguí, y tal como estaba previsto, una cortina negra cayó sobre el campo. Apenas había comenzado la vía.”

“Por supuesto, el caballo ve mejor que yo así que yo solo me incline y traté de ir lo más rápido posible con la luz apagada para no mostrarle mi posición a ningún bandido. Llevaba muy buen ritmo, estimo que debía ir al menos ya por la mitad del camino y me iba sintiendo más tranquilo en cuanto más avanzaba, sin embargo cuando llegue a la curvita por donde se llega al arroyo, algo extraño llamo mi atención” -hizo una pausa, como tomando fuerzas para poder explicarme lo que seguía, mientras hacía eso su miedo me invadía a mi también.

“Cuando pase por la curva vi una silueta, estaba casi seguro de que era una niña. Para este punto ya mi vista se había adaptado un poco a la oscuridad por tanto podía distinguir cosas, pero como pasé tan rápido por aquel punto no podía estar seguro si era correcto lo que vi o no.”

“Por supuesto la duda me estaba matando, ¿Y si era una niña que se había perdido? ¿Qué tal si la muerde una víbora?… Tal vez la pobre no se atrevía a caminar del miedo. En estas tierras tan alejadas es posible que hasta sea violada y nadie escucharía nada…”

“Tantos pensamientos invadieron mi mente que decidí dar la vuelta y asegurarme. Pare en seco el caballo y di la vuelta, encendí mi linterna y comencé a buscar. En menos de un minuto ya la podía ver, a pesar que estaba seguro que había andado bastante mientras decidía si regresar o no. En ese momento no le di gran importancia pues pensé que tal vez ella había caminado un poco o habría intentado perseguirme y por eso había avanzado.”

“Era una pequeña niña, tendrá a lo mucho unos 7 años, pensé. Estaba vestida completamente de blanco, su rostro parecía angelical aunque tenía una parte tapada por el cabello y la verdad aún no recuerdo si podía ver sus pies, tal vez estaban confundidos con el pasto, y además, al encender la linterna perdí nuevamente la poca visibilidad que ya tenía y solo podía ver lo que alumbraba directamente.” – ¿y que pasó? pregunte, aunque el corazón me palpitaba rápidamente no podía dejar de escuchar.

“Le pregunte ¿Estas perdida?. Ella solo asintió con la cabeza sin mencionar una palabra. ¿Vives cerca?. Nuevamente solo movió su cabeza hacía los lados.”

“Le dije, si quieres te llevo a mi casa y mañana buscamos a tus papas porque no te quiero dejar sola aquí. Ella asintió, de igual forma solo moviendo su cabeza.”

“Gire el caballo y le dije que si sabía como subirse, no había terminado de hablar cuando ya la sentí detrás mío. Me agarró fuerte de la cintura, por supuesto pensé que debía estar aterrada así que no le dije nada más y reanude mi carrera hacía mi hogar que anhelaba ver mucho más en este momento. Sentía como si de repente la temperatura hubiera descendido y pensé: Creo que ya ha entrado mucho la noche, debe ser muy tarde.”

“Acelere nuevamente hasta lo que el pobre animal era capaz, me daba aún más miedo encontrar algún bandido llevando esta acompañante, ya no era solo mi seguridad, también la de esta niña.” – El pauso nuevamente, sus manos comenzaron a temblar y su mirada estaba perdida en el recuerdo, como si lo estuviera viviendo de nuevo.

“Yo noté que algo no estaba bien, el caballo empezaba a bajar la velocidad y por más que yo intentaba no conseguía hacerlo regresar al ritmo que traía. Le dije a la niña: no te asustes ya casi llegamos”. Ese fue el primer momento en que la escuche hablar, aún esa voz resuena en mis sueños y en mis pesadillas, no sonaba como ninguna persona, niño, adulto o anciano que hubiese escuchado antes, y me dijo: Tu no vas para ninguna parte, tu te vas conmigo.”

“Impactado por sus palabras, mire hacía atrás, no podía ver su rostro ya que estaba apoyado sobre mi espalda, pero sus piernas… sus piernas eran tan largas que arrastraban contra el suelo, era eso lo que no dejaba avanzar al caballo, lo estaba frenando.”

“Enseguida me di cuenta de que el frío que sentía no era normal, estaba temblando, mis manos estaban moradas, sin embargo mi espalda estaba muy caliente, sentía un olor a azufre que no desaparecía aunque estaba avanzando aunque fuera lento. De pronto… me habló de nuevo.”

“Reza lo que te sepas si quieres, pero tu te vas conmigo”

“A mi mente vinieron muchas oraciones, las que había escuchado en la iglesia, las decía así no creyera en nada de eso. Las que había escuchado cuando enterraban a la gente, las que había escuchado rara vez de algún religioso o en el colegio, el caballo cada vez iba más lento, casi que se detenía, y cada vez que terminaba alguna oración ella reía y solo decía: Esa ya me la se, tu te vas conmigo.”

El hizo una última pausa… esta vez el tono de su voz cambio, parece que había más tranquilidad en su rostro…

“En ese momento me recordé a la bisabuela, ella siempre hacía una oración cuando alguien se sentía triste o estaba enfermo, no se como la recordé en ese momento puesto que yo estaba aún pequeño cuando ella falleció. Tampoco recuerdo que sea algo que yo haya escuchado en una iglesia convencional, era algo como un pedazo de una canción o algo muy muy viejo.”

“Espere que ella se riera aún más, pero solo había silencio. En un tono de disgusto me dijo: Te salvas, porque esa no me la se.”

“De inmediato desapareció la presión del caballo y comenzó a andar un poco más rápido aunque se escuchaba en su respiración que estaba muy agotado, la presión en mi espalda desapareció aunque aún me dolía un poco, estoy seguro que por el miedo sentía menos el dolor. Cuando llegue a la casa dejé el caballo afuera sin pensarlo y entre donde María. Le di un beso y le conté lo que me había pasado, ambos estábamos petrificados. Ella miró mi espalda y me dijo que estaba quemado pero parecía como si me hubiera quemado hace tiempo, solo eran cicatrices.”

“Habremos dormido un par de horas esa noche, en la mañana cuando salí de la puerta, ahí yacía mi caballo muerto, sus patas traseras estaban calcinadas y el olor a azufre permanecía aún fresco.”

Allí terminó la historia, solo se levanto y me dejo allí, yo no sabía que decir ni que pensar.

Por supuesto también nos agarró la noche cuando íbamos de regreso, por supuesto que no sentía tanto miedo porque íbamos en carro, la radio estaba encendida e iba con toda mi familia, aún así, no me atrevía a mirar por la ventana, hacía afuera solo se veía oscuridad, las luces solo alumbraban por donde estábamos andando. Yo pensaba: ¿Serían solo inventos? ¿Alguna historia colorida que inventó por había tomado algunos tragos esa noche?

Mire hacia el cielo nocturno, en el campo puedes ver muchas estrellas, era noche de luna llena de esas en la que la luna por alguna razón luce un poco roja. Cuando volví la mirada hacía abajo, no pude evitarlo, eche un vistazo por la ventana y vi una silueta en la oscuridad… íbamos bastante rápido y evidentemente no había razón para regresar aunque sentí el horrible escalofrío al recordar la historia. En ese momento recordé lo que le había preguntado al buen primo antes de marcharnos: ¿Y cual era la oración?

El respondió “De nada sirve que te la diga… Esa ya se la sabe”.

Fuente: creepypastas.com