9 de jun. de 2013

Los Gatos-Bonsái's

Los gatos bonsái forman ya parte de la cultura popular y la historia de internet. Pequeños mininos torturados y condenados a vivir dentro de recipientes de cristal mientras sus huesecitos se deformaban para tomar la forma del envase.

En el año 2001 comenzaron a circular rumores, a través de cadenas y mensajes en foros virtuales, sobre una página web en la que se torturaban animales que se comercializaban posteriormente, eran los Gatos Bonsái, unos pequeños mininos, encerrados en botellas, con los cuerpos deformados y adaptados a la forma del recipiente. Un “tierno” adorno, que podías comprar por pedido, o hacer por tu propia cuenta siguiendo las instrucciones de la página.

Primero debes conseguir un gato recién nacido y un recipiente de vidrio, cuya forma habrás de elegir en función de la morfología que deseas para tu futuro bonsái peludo. Después debes introducirle dos sondas al gatito, una para alimentarlo y otra para que por allí pueda hacer sus necesidades. A la tapa del recipiente, deberás hacerle agujeros para que el animal respire. Tras eso, metes al animal y lo alimentas, cuidando siempre que la comida contenga determinados químicos (el autor de la web nunca especificó cuáles eran) que sirven para que poco a poco los huesos del gato se ablanden, ya que de lo contrario no podrá deformarse tomando la forma del recipiente, y otros químicos que sirven para que no se pudra cuando muera. Cumpliendo lo anterior, esperarás a que el felino muera, y una vez que esto ocurra, podrás venderlo o quedártelo.

El sitio web en que surgió el asunto era www.bonsaikitten.com. Cuentan que la web tenía todo el aspecto de una “página seria”, e incluso le podías mandar mensajes al Dr. Wong Chang, supuesto administrador de la web y creador de la cruel técnica para fabricar gatos-bonsái.

Investigaciones posteriores, surgidas a raíz de las denuncias, mostraron que el sitio era una farsa y que el “Dr. Wang Chang” no era sino el pseudónimo adoptado por un “bromista”, un estudiante del prestigioso MIT (Massachussets Institute of Technology).

Fue también por las denuncias que la página, inicialmente hospedada en un servidor del MIT, tuvo que mudarse al famoso servidor de rotten.com, pero finalmente las presiones hicieron que rotten.com eliminara también toda referencia a los gatos-bonsái, y entonces ésta desapareció para siempre. Aunque se sabe que hay páginas imitadoras, siempre en peligro de desaparecer por las quejas de quienes no soportan el humor negro anti-felino.

Todo comenzó cuando activistas protectores de los derechos de los animales descubrieron la web. Antes ya el Dr. Wang había recibido unos cuantos mensajes de quejas e insultos, pero entonces las cosas se complicaron porque los activistas, tras mandarle enardecidas quejas sin obtener respuesta, iniciaron una cadena de correos para sabotear la venta de los pobres gatitos… He Aquí El Supuesto Mensaje Original:

Este no es un mail agradable, y me gustaría que tampoco fuera cierto, no lo sé, pero por las dudas los invito a firmar en contra de esta atrocidad. Tal vez ustedes no aman a los gatos tanto como yo, pero a cualquiera que sienta amor, compasión o respeto por cualquier forma de vida le va a interesar ayudar a que un animal tenga una forma de vida digna, es por eso que les envío este mail, porque hay un japonés loco en Nueva York que vende “gatos bonsái” ¿suena lindo no? ¡pues es horrible!

El tipo mete gatos bebes en botellas de vidrio les mete una sonda que tiene una salida fuera de la botella para deshacerse de la orina y materia fecal, para que los gatos tomen la forma de la botella se les alimenta con químicos para ablandarles los huesos, ahí los mantienen por el tiempo que logra el gato sobrevivir a esta tortura, no puede moverse, ni caminar, ni limpiarse, es realmente una crueldad pero es algo que se esta poniendo muy de moda en N.Y. porque es una “mascota adorno”.

Si Quieren Más Información Entren A:
  • www.bonsaikitten.com
  • http://www.bonsaikitten.com/gray.html
Yo lo que busco es recaudar firmas para mandarlas a la sociedad protectora de animales en Estados Unidos y México, al maldito japonés y a los noticieros para evitar que este abuso se siga cometiendo.

Les agradezco su interés, les pido que lo reenvíen a otras personas que amen a los gatos, o que tengan respeto por cualquier tipo de vida, que agreguen su nombre a la lista y me la envíen a mi:

[Sigue una dirección de hotmail que parece no existir, y una lista de nombres que se han agregado a la lista]

Como nunca había ocurrido antes, la cadena de correos se difundió con una velocidad alarmante, y un investigador, miembro de la Sociedad de Massachusetts para la Prevención de la Crueldad contra los Animales, fue al campus a interrogar a los sospechosos de ser los autores de la página que estaba alojoda en los servidores de la institución educativa. El MIT no permitió al investigador actuar, pero posteriormente los esfuerzos de los activistas —que hasta conformaron el grupo de los “meowmies”— consiguieron que el FBI se interese en el caso. Gracias a esto, se confirmó que en realidad había un estudiante concreto del MIT detrás del Dr. Wang, quien tras recibir un mensaje del FBI publicó: "Realmente pensé que el FBI tenía mejores cosas que hacer. Eso es dinero de sus impuestos en el trabajo." El FBI, tras comprobar que la página era en realidad una broma de mal gusto y no se cometían actos delictivos, abandonó su investigación, y se refugió en el silencio.

Pese a que todo era una farsa, la HSUS (Humane Society of the United States) y otras organizaciones como el Animal Welfare Institute, tras aplaudir los esfuerzos iniciales del FBI, siguieron ejerciendo presión con el pretexto de que la farsa podía incitar a ciertos individuos a darle realidad, a intentar crear verdaderos gatos-bonsáis… Esto, como se dijo antes, llevó a que la web sea retirada de rotten.com, pero aún quedan mirrors (páginas que son copias de la original), por ejemplo: www.ding.net/bonsaikitten/index.html

NOTA: Esta leyenda urbana nació como una broma de mal gusto, y pese a ser un hoax comprobado, podría haber incitado (sobretodo en las primeras etapas en las que aún se pensaba que era cierto) a que algunos depravados trataran de crear sus propios gatos bonsái. La maldad humana a veces parece no tener límite y aunque no hay pruebas ni fotografías de que alguien tortura hasta la muerte a un felino de esta manera lo que si es cierto es que junto a los mensajes de queja e insultos al autor de la web también hubo varios comentarios interesándose en el proceso y solicitando más información.

Fuente: www.leyendas-urbanas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada